Un nuevo concepto sobrevuela la galaxia de la moda. Ecofriendly. Quizás te suena porque lo has visto en las últimas campañas de los grandes de la industria o quizás esta nueva palabreja te recuerde a la ecología. Y a lo verde. Bien, no vas nada desencaminado. Pero antes de entender este nuevo concepto hay que ver los antecedentes.

 

Nadie nos puede negar que la historia de la moda ha dado un giro de 180 grados desde hace unos diez años. Donde antes había un mimo especial por cada una de las prendas, ahora el proceso de producción se ha visto acelerado, creándose así el fast fashion. Una firma tarda dos semanas solamente en coger la tendencia que hemos podido ver en las grandes pasarelas del mundo, crear copias a raudales y enviarlas a todas las tiendas alrededor del globo terrestre. Desde New York, París o Milán con amor.

 

Y es que la ropa ha pasado de ser un lujo a algo desechable y temporal que sigue las tendencias cambiantes cada seis meses. Llegando a crear un impacto medioambiental por el gran dispendio de hilo y aguja. Los datos nunca mienten. En el sector textil hay 40 millones de personas trabajando en todo el mundo y la mayoría de todas ellas no cobran más de 4 € al día. Y por si esto fuese poco es la segunda industria que más contamina justo por detrás de la petrolífera. Por eso mismo se ha decidido asentar las bases del comercio justo y de la moda ecológica.

 

 

 

La industria textil, tal y como estaba confeccionada para hacer crecer el fast fashion, es la segunda más contaminantes solo por detrás de la petrolífera

True cost, el documental que triunfó en el festival de Cannes hace ya unos años consiguió abrirnos los ojos. Éste puso especial atención en la industria low cost y los impactos medioambientales que ésta causaba. Conmocionó incluso a los menos asustadizos dejando un poso de conciencia social. De ahí que las mentes más brillantes se pusiesen manos a la obra para revertir este problema que nos asediaba en el horizonte.

Vivienne Westwood o Stella McCartney son fieles defensoras de este movimiento, llegando a abanderar la causa verde. Pero no son las únicas ya que gigantes empresariales como H&M o Zara han confeccionado colecciones enteras con esta temática. Véase el caso de Conscious (H&M) o Green to Wear + (Zara). Ante esto han surgido miles de nuevas firmas que son 100% respetuosas con el medio ambiente, siendo la nueva alternativa al fast fashion.

Ahora la gran pregunta es: ¿El ecofriendly ha llegado para quedarse o volveremos a las andadas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.