Pasan los años y has dejado bien atrás esos preciosos quince años donde el vestir y tu fondo de armario podían ir de lo más estridente a lo más elegante con un abrir y cerrar de puertas. Y con el inicio de la madurez (o bien entrada en ella) se tiende a depurar el estilo, relegando a un segundo plano las tendencias y las excentricidades, dando paso a una sobriedad absoluta. Pero no queremos que te encuentres perdida ni carente de juventud, por eso mismo tal y como dice el dicho popular “más sabe el diablo por viejo que por diablo”, te proponemos una serie de tips para verse más joven. El paso del tiempo pasará a un segundo plano y el outfit será su actor principal.

Texturizar

Utiliza prendas diametralmente opuestas a las que sueles lucir. Por ejemplo esta temporada viene pisando fuerte es el animal print, estampado siempre asociado a la divina juventud. Imparte un toque jovial a tu estilo con el print de la temporada. Eso sí, no dejes de combinarlo con otras prendas menos arriesgadas. Recuerda: Menos es más.

 

¿Caben dos o caben tres?

Esto es la primera regla de trendsetter para principiantes. Jamás de los jamases utilices una talla que no se adecue a tu cuerpo. Ni una talla menos, ni una talla más. La primera opción conseguirá añadir primaveras en tu dni mientras que la segunda hará parecer que esa dieta milagro que sigues hizo su efecto y no has podido renovar tu armario.

 

Los eternos jeans

Desterrados desde los años 90 de tu armario brutalmente sustituidos por unos pantalones sastre que no te hacen justicia. Realza tu figura con esa prenda icónica que a todo el mundo sienta bien. Pero no te olvides poner en práctica el punto anterior.

 

 

El secreto es tu actitud. Camina erguida y con la cabeza alta ¡y cómete el mundo!

 

Luce piernas

Aunque estemos ya entrando de pleno en el frío más polar, combina los vestidos con medias y enseña uno de los bienes más preciados de tu figura. Ten en cuenta el largo, por encima de la rodilla es perfecto pero no mucho más de ahí porque la escasez de centímetros solo es apto para millenials. Se conseguirá el efecto contrario que pretendemos con la escasez de tela.

 

Cuestión de postura

Es la actitud. No tiene nada que ver con la prenda que te pongas. Consiste en que la forma de caminar no delate la cantidad de velas que soplaste en tu último cumpleaños. Ponte erguida, cabeza alta y paso firme con el fin de comerte el mundo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.